Las mujeres borradas de los libros de ciencia

Bajo el título ‘Las olvidadas de la ciencia’, el salón multiusos del Castillo de Luna acogió en la tarde del miércoles una interesante charla-debate que aunque ponía sobre la mesa la desmemoria colectiva sobre el papel de las mujeres científicas a lo largo de la historia, se convirtió en una cita apasionante para el debate sobre feminismo e igualdad.

No había mejor plan villano al que acudir. Una charla-debate siempre es un atractivo, máxime cuando el tema a tratar es el del papel de la mujer en la comunidad científica y cómo tradicionalmente sus nombres han sido obviados a pesar de sus grandes capacidades y trabajos. En la memoria colectiva, si hablamos mujeres y ciencia, se nos viene a la mente el nombre de Marie Curie, pero poco más. Seamos sinceros. Tenemos lagunas a este respecto. Menos mal que ayer, para ilustrarnos, contábamos con las explicaciones y el saber inagotable de Eugenio M. Fernández, Físico, profesor de secundaria en el colegio Salesianas de Rota y divulgador científico.

Tras las presentaciones realizadas por la delegada municipal de Igualdad Esther García, fue  Eugenio quien comenzó su intervención resaltando el papel de algunas de esas mujeres científicas olvidadas por la historia y por los libros. La mayoría de ellas habían desarrollado su labor a la sombra de sus esposos, considerándolas meras ayudantes y auxiliares de laboratorio a pesar de sus conocimientos y descubrimientos. La ciencia no es el único campo en el que la mujer ha sido borrada de la historia y de los textos, pero como bien apuntó el ponente “no podemos cambiar el pasado”.  Lo realmente importante entonces pasa por visibilizar el papel de la mujer en determinados ámbitos y propiciar el cambio.

Eugenio Fernández utilizó recursos singularmente didácticos y divertidos que hicieron su intervención muy amena y atractiva. Entre las propuestas más interesantes que lanzó para su posterior debate destacaba la necesidad de cambios en la vida cotidiana Hay conductas tradicionales y aprendidas que nos llevan a que las mujeres no sean aceptadas en la ciencia. Por ejemplo, un padre está arreglando un coche ¿Por qué no puede ayudarlo su hija?”.

Otros aspectos en los que incidir según Eugenio Fernández serían también la escuela, la adaptación de los curriculum de secundaria que hoy por hoy siguen sin presentar nombres femeninos entre los referentes científicos, y la necesidad de hacer visibles a estas mujeres históricas.

 

Tras esta exposición se inició un no menos apasionante debate en el que intervinieron una representación de mujeres que ocupan espacios tradicionalmente ‘masculinos’. Así pudimos conocer la experiencia de Gloria Muñoz, primera mujer  directora de una sucursal de banca en Andalucía; Ángeles Díez, directora de La Caixa en Rota y Rocío Montoya, ingeniera de Telecomunicaciones y actualmente profesora del IES Castillo de Luna.

A través de sus testimonios y de distintas preguntas planteadas oportunamente que dieron paso a un debate muy intenso y participativo, los presentes pudieron concluir  en la necesidad de la visibilización de las mujeres y de cambio de los estereotipos femeninos, porque como apuntó la delegada Esther García la sociedad avanza y tenemos que avanzar con ella”

Un comentario sobre “Las mujeres borradas de los libros de ciencia

  • el 17 marzo, 2019 a las 8:30 am
    Permalink

    Ojalá algun dia podamos decir que ya no hay diferencia entre honbre y mujeres, pero por desgracia el machismo en España existe y existirán por mucho tiempos, hoy por hoy lo digo a boca llena, muchas veces e pensado que por mi experiencia de mi vida con todo lo que mi infancia e pasado soy la mujer que soy, pedi ayuda y no se me dio , porque hera los que avía y te tenia que conforma , hice todo los posible asta de escaparme de casa, pero hera menor de edad y te tenia que conformar , era asin en a quellos año y me toco vivir los , por eso se que muchas personas no me entiendes , muchas me dicen que soy fria y yo os digo tu as pasado lo que yo e vívido, cuando a una le an quitado su niñez, su adolescencia, y asta su propia dignidad , si si por culpa del machismo se siente incomprendida y una ya se acostumbra y se acomoda alo, que la vida le quiera mandar , aunque huna ciempre se revelaban porque no esta de acuerdo en que un hombre te diga que tu no vale para nada nada mas que para estar en casa y eso es lo que hay, ay me rebele otra vez pero lo hice mal un beso y aseguir luchando

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *