Carolina Pacheco: “Jamás pensé que me fuera a subir a un escenario”

Villana, cantante y pelirroja. Carolina Pacheco derrocha arte y simpatía por los escenarios. De un tiempo a esta parte no hay sarao que se precie que no cuente con su voz. Y solo es el principio.

 

Son las 20.30 y Carolina acaba de poner punto y final a la jornada laboral en la céntrica óptica donde trabaja.

Llega a la cita apresurada, agitada. Así lo indica su voz entrecortada y su pelo alborotado. Ese pelo rojizo que, al contemplarla bajar hacia el mirador de las Almenas por el lateral del mercado de abastos recuerda a  Mérida, aquella protagonista de la película Disney “Brave” (Indomable). Una princesa escocesa, guerrera y pelirroja.

Carolina Pacheco podría pasar por nativa de Escocia, pero solo hasta escucharla hablar. Su acento la delata. Ella es de Rota, “del bloque rojo de El Molino” afirma orgullosa, “la más pequeña de once hermanos y la única que canta”.

Una vez recuperado el aliento, tomamos posiciones: la que escribe de periodista y ella de entrevistada. La conversación se augura fácil. Casi sin preguntarle Carolina empieza a hablar con soltura.

Sus ojos, del color de mar que nos circunda, son llamativos y permanecen muy abiertos cada vez que nos habla de la música, reflejando su pasión por ella. Carolina parece querer cantarnos y contarnos con la mirada. Es una de esas personas capaces de hacerte partícipe de sus inquietudes, sus ilusiones…En definitiva, de su mundo.

Hoy por hoy su mayor ilusión se centra en la música y lucha por ello. A sus casi 34 años confiesa que el tiempo le ha hecho cambiar, que no siempre fue así .“Yo era una persona tímida, cantaba pero solo para mis amigos. Jamás pensé que me fuera a subir a un escenario. Me daba mucha vergüenza. Llevaba mi pasión por la música por dentro, pero la timidez me podía”.

La primera vez que pisó las tablas frente a un público fue de casualidad, escuchando al ‘Trío piquislabis’ de la chirigota del Sheriff. Fue su amiga la que animó a que la subieran al escenario para que cantara un pasodoble. “Llegó un momento en que cantábamos los cuatro y yo iba en un tono más alto. Me dijeron “cántalo tú sola”. Fue un subidón de adrenalina escuchar al público aplaudiendo”.

Después de aquello fue el párroco de la Iglesia del Carmen, Don Carlos Redondo, quien confió en ella para que participara en el festival benéfico que organiza cada año a favor de las misiones en Colombia. Su primera actuación de verdad fue acompañada al piano por Carlos y en el auditorio municipal. Toda una responsabilidad.

De aquel pasodoble improvisado de carnaval a cantar ‘Noventa minutos’ de India Martínez hubo un trecho que Carolina recorrió con zapatos cómodos. Se mueve muy a gusto entre distintos géneros: carnaval, flamenco, soul…“Yo soy flamenca, pero me encantan los retos. No le digo que no a ningún tema, siempre quiero aprender y aprender más. Soy muy atrevida”.

Sus ganas y osadía la llevaron a cantar saetas la pasada Semana Santa, animada por el saetero ‘Orteguita’ quien se dio cuenta de su potencial y le dio confianza. Llegó a cantarle  a Jesús Nazareno en la madrugada atreviéndose incluso a componer la letra. Una saeta salida del corazón que hacía realidad un sueño que le acompañaba desde niña.

Cuando se le pregunta por el público y los aplausos no puede esconder la carga emocional que éstos suponen para ella y sus ojos se humedecen. “Son el broche final de todo. El aplauso del público lo es todo. Para mí es una mezcla de satisfacción, alegría, emoción. Lo pienso y es difícil no emocionarme”.

Quiero seguir pasito a pasito y que la vida me lleve donde me tenga que llevar

Atrás quedaron esos primeros pasos. De un tiempo a esta parte hemos podido disfrutar de la voz de Carolina Pacheco en multitud de recitales, festivales, conciertos y colaboraciones. La suerte le sonríe y cada vez son más los compromisos musicales y oportunidades que se le presentan, aunque ella no pierde esa gracia y desparpajo de siempre. “Yo canto en cualquier rinconcito. A mí me viene alguien y me dice que cante y ahí estoy yo. No me tienen que dar mucha cuerda”.

Ese amor por la música y su empeño tienen su recompensa, llevándole a cantar dentro y fuera de nuestras villanas fronteras. Dice estar muy feliz, pero Carolina no deja de exigirse. Quiere seguir avanzando. “A partir de ahora quiero seguir como voy, aprendiendo cada día, poniéndome metas. Diciéndome a diario ‘tú puedes’. Con la humildad y con la pasión que siento por la música y con el cariño y el apoyo de la gente que me quiere. Quiero seguir adelante haciendo lo que me gusta y lo que realmente amo”.

 

LA MOCHILA DE CAROLINA PACHECO

 

En la mochila de Carolina estaba claro que íbamos a encontrar un derroche de villanía y un puñado de buenas canciones, pero su bolso nos ha sorprendido con toda suerte de cosas. Desde lo habitual, como sus auriculares para escuchar música, el cargador y el móvil, pañuelos o un perfume, hasta lo más llamativo: una fiambrera con sandía. Ella es una chica sana y se cuida.

Pero en la mochila figurada, en esa en la que guardamos nuestros intereses culturales, Carolina Pacheco también nos ha sorprendido.

 

-¿Una canción?

“Cai, de Niña Pastori. También me encanta Antonio Orozco. Me encanta su música y su forma de ser”.

 

– ¿Un libro?

“Entre el trabajo, las clases particulares, los ensayos y el gimnasio me quedan pocas horas para leer, pero hay un libro que me regaló un amigo y que recuerdo que me encantó, se titula ‘Tus zonas erróneas’. También me paso el día leyendo y aprendiendo letras de canciones. Algunas son auténticos poemas”.

 

– ¿Y una película?

“Soy muy cinéfila. Me gustan todo tipo de películas, románticas, de acción, drama, ciencia ficción, terror… Si tengo que destacar una diré ‘Orgullo y prejuicio’. La habré visto más de veinte veces y creo que me quedo corta. Mi actor favorito (aunque me gustan muchos) es Denzel Washington. Veo todas sus películas”.

 

Esta villana conquista. Tiene un imán indiscutible  por cómo es  “Vivo mi vida. Me alegro de lo bueno que le pasa a la gente. Quiero seguir pasito a pasito y que la vida me lleve donde me tenga que llevar”.

Con este equipaje, seguro que la vida sigue llevando a Carolina Pacheco de escenario en escenario y ojalá hasta las puertas del éxito. Se lo merece. ¿A que sí, villan@?

 

 

 

2 comentarios sobre “Carolina Pacheco: “Jamás pensé que me fuera a subir a un escenario”

  • el 3 octubre, 2018 a las 12:39 pm
    Permalink

    Sois fantásticas.
    Me encanta vuestro trabajo

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *