¡Al agua patos!

No seré yo quien afirme que emprender en los tiempos que corren resulta una falacia. Pero sí, permítanme la licencia, que no es un camino de rosas. Y si conjugamos emprendimiento con bimaternidad el resultado puede antojarse un cóctel de lo más explosivo. No ha sido así para Belén Niño, emprendedora roteña y madre de mellizos que lanzó hace unos meses su propia línea de ropa infantil ‘My Duck’. Hoy Belén abre su ‘Mommy bag’ a nuestros villanos lectores. Se siente feliz e ilusionada. Mucho.

“Los patitos me han dado vida”, confiesa sin medias tintas esta emprendedora roteña mientras una sonrisa ilumina su rostro. Está encantada con esta aventura empresarial que se ha convertido también en todo un reto personal. “Siempre he sido una persona muy activa pero con dos niños pequeños la conciliación me resultaba muy difícil. Aunque lo deseaba, no me compensaba trabajar fuera de casa”.

Pese a ello, Belén no renunció a su desarrollo profesional. Porque lo necesitaba. No a nivel económico pero sí emocional. “Adoro cuidar a mis hijos, pero ahora me levanto con una motivación extra”. Y es que a esta emprendedora roteña le alegra de sobremanera cada llamada de teléfono y gestión vinculada a un proyecto empresarial que nació, hace ahora un año y casi por casualidad, tras una distendida conversación en la piscina con una amiga . “Ella me animó, asesoró y tiró de mí a la hora de encargar las primeras prendas, le estoy muy agradecida”.

Ese fue el pistoletazo de salida del sinfín de adorables patos que hoy inundan la vida de Belén. Estampados en camisetas, bodies y toallas, o materializados en peluches, juguetes de goma o en un amplio surtido de complementos que no paran de crecer. Ni de ser demandados. Son unisex, divertidos y con precios realmente competitivos. Productos atractivamente villanos para adquirir o regalar.

Además, Belén ha diseñado también su propio ‘Mommy bag’. En él, mantiene ordenadas y a buen recaudo todas estas nuevas y enriquecedoras vivencias que ‘My Duck’ le proporciona. También sus experiencias y preferencias anteriores.

Preguntada por la oferta cultural roteña, nuestra villana entrevistada se confiesa como una enamorada de la villa y de sus propuestas festivas, culturales y de ocio. “Siempre que hay algún evento en Rota, allí estoy. Es algo que he vivido desde pequeña y que trato de inculcarle a mis hijos”

¿Un libro?
“Marianela de Pérez Galdós. Me gustaría volver a leerla para recordar lo que sentí en su momento. Aunque ahora tengo poco tiempo y se lo dedico, sobre todo, a los cuentos infantiles”.

¿Una película?
“No soy demasiado cinéfila. Antes era muy de musicales tipo Grease o Mary Poppins. Pero hace mucho que no voy al cine”.

¿Una canción?
“Últimamente escucho mucho a Rosario Flores. Me anima y me sirve para recargar pilas en esta etapa de mi vida. También me encantan Alejandro Sanz, Manuel Carrasco, El Barrio y todo lo que sea una juerga flamenca.”

Mientras algunos de los bodies de ‘My Duck’ que hemos tendido para la sesión de fotos que acompaña a estas letras sobrevuelan nuestras cabezas a causa del levante, Belén recuerda la historia de su bisabuela Carmen quien vendía tabaco en su casa de Rota durante los años 40 y a la que, según le contaron a nuestra protagonista, le encantaban los negocios y se desenvolvía en ellos con soltura y gracejo. Parece que su bisnieta le ha tomado el relevo. Y lo ha hecho con ganas.

Y es que los artículos de ‘My Duck’ han llegado para quedarse. No sólo porque su proyección y demanda no cesa. Si no porque son los responsables de la luz y alegría que ha desprendido Belén durante toda esta entrevista. Y eso bien vale una zambullida de cabeza en la aventura empresarial, amig@s villan@s. Cuando el emprendimiento se convierte en la mejor herramienta motivacional, sobran otros argumentos. Así que, en esos casos, no caben excusas…¡al agua patos!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *