“Cádiz y el Estrecho fueron las zonas más importantes en España durante la II Guerra Mundial”

 

El roteño Wayne Jamison presentará el próximo sábado 21 de julio en el Castillo de Luna su nuevo libro, ‘Esvásticas en el sur’. El acto contará con el testimonio vivo de la hija de la famosa espía conocida como la Reina de corazones, que inspiró a Ian Fleming, autor del agente 007.

 

Su nombre es Swirski. Larissa Swirski. Fue una de las espías más famosas de la II Guerra Mundial y fue conocida secretamente como la Reina de corazones. Vivió y trabajó como agente doble en una de las batallas más importantes del gran conflicto que se libró también, para sorpresa de muchos, tanto en la provincia de Cádiz como en el Estrecho de Gibraltar. El periodista Wayne Jamison (Rota, 1970) cuenta su historia y muchas más tras un largo trabajo de investigación periodística en Esvásticas en el sur, un libro que contará con el privilegiado testimonio de la hija de la espía, Liana Romero, “última testigo de todo aquello”.

  • ¿Sabemos los gaditanos que nuestra tierra vio nacer la inspiración de la chica Bond?

Larissa se casó con un oficial de la marina española al que destinaron a Ceuta, donde trabajó para los nazis. Y luego fueron a Puente Mayorga, una pedanía de San Roque, en la que vivieron a pie de playa, en la ‘spy row’, la llamada línea de los espías, que era la zona caliente de aquella época. Había muchas mujeres que en aquel entonces intentaban captar información a los hombres.

 

  • La hija de Larissa, Liana Romero, le acompañará durante la presentación del libro y aportará su relato en primera persona. ¿En qué cree que nos sorprenderá?

Ella rondaba los doce años cuando su madre se la llevaba a trabajar para pasar desapercibida. Larissa se ofreció al lado contrario, a los británicos, como agente doble. Es decir, seguía espiando para los alemanes, pero realmente conseguía mejores informaciones para pasársela a los británicos”.

Liana vive ahora en Chipiona y tiene muchos amigos en la Base de Rota. Ha aportado mucho a mi trabajo y ha visto que la gente la está tratando con mucho respeto, porque tenía miedo de que la clasificasen. Y guarda todos los documentos, cartas y fotografías que utilizó su madre. Por primera vez ella se ha decidido a contarlo.

  • ¿Somos conscientes de la importancia que tuvo Cádiz y el Estrecho de Gibraltar durante la II Guerra Mundial?

La provincia de Cádiz, especialmente el Estrecho de Gibraltar, tuvo una gran importancia dada su situación geográfica. Sirvió como trampolín al norte de África. Quien controlase eso, tenía mucho ganado. Esto provocó que la zona se convirtiese en escenario de operaciones secretas de mucho calado. Y creo que es algo realmente desconocido.

Se llegó a organizar la Operación Félix, una de las operaciones más importantes de la II Guerra Mundial, que fue la de la conquista de Gibraltar. Los alemanes buscaron la colaboración de los españoles, ya fuera de forma activa o pasiva (dejándoles entrar). Franco les dio largas, pero la operación tuvo hasta una fecha: el 11 de enero de 1941. Si ellos hubiesen conquistado Gibraltar, la II Guerra Mundial hubiese terminado de una forma diferente segurísimo. Hitler hubiese tenido otro frente de ataque a Rusia, pero se empecinó por donde sabemos y estoy seguro de que la guerra la perdió ahí. De hecho, él mismo lo reconoció más tarde.

En esa zona operaron a la vez espías de hasta siete nacionalidades diferentes: británicos, alemanes, americanos, italianos, españoles, rusos y hasta japoneses.

  • Perdón, ¿ha dicho japoneses?

Se le reconocerían, ¿no? (risas) Operaban en Tánger y luego buscaban instalarse en otro sitio de la provincia de Cádiz. Pero claro, no eran los propios japoneses, sino españoles pagados por los japoneses. Y los españoles, con la picardía, se inventaban la información para cobrar igualmente. Intentaban controlar el paso de buques y submarinos por el Estrecho. Todo lo que entraba y salía por el Mediterráneo pasaba por ahí.

 

  • Esvásticas en el sur cuenta historias de muchos personajes en una región concreta durante ese conflicto determinado, ¿cuál fue el que más le sorprendió?

Con los italianos, hay una historia que me gusta mucho. Hablo de la Décima Flotilla MAS, comandada por Junio Valerio Borghese, conocido como El príncipe negro. Es uno de los personajes más interesantes, en el peor sentido de la palabra, del siglo XX.

Esa décima flotilla, aliada con los alemanes, se estableció con dos bases secretas: una era una casa de Puente Mayorga llamada Villa Carmela. Desde allí salían los ‘hombres rana’, que bajaban por el río Cachón y se ponían los trajes de buzo, cogían unas bombas lapa, se sumergían en la playa y tenían de objetivo a los británicos, ya que estaban justo en frente de Gibraltar.

La segunda base secreta era un buque embarrancado en la bahía de Algeciras. Los italianos tuvieron la brillante de idea de habilitar una plataforma de lanzamiento de torpedos humanos de seis metros bajo la línea de flotación del barco. Llegaron a hundir entre 14 y 16 buques británicos mediante torpedos humanos. Los ingleses, para contrarrestarles, crearon un equipo de submarinistas, y ahí aparece la figura de Lionel Crabb, del que dicen que inspiró la figura de James Bond.

Fíjate cómo fue aquello que el propio Príncipe negro quiso bombardear Nueva York mediante torpedos humanos. La idea era meterse por la zona del puerto y que los submarinistas saltaran con las bombas lapa. La operación tenía fecha y la gente estaba organizada y preparada. Incluso el submarino partió con ese destino, pero casi al llegar a España lo interceptaron los británicos, sin saber cuál era el verdadero objetivo de esa embarcación.

En Rota les hacían conmutar la pena a los presos a cambio de ayuda para los nazis en operaciones de sabotaje.

 

  • ¿Por qué decidió realizar un documental que complementa lo escrito?

Cuando yo realizaba el trabajo de investigación del libro, me di cuenta de que había cosas que se podían contar mejor o peor.

Por ejemplo, el hotel Reina Cristina de Algeciras, en frente del Peñón, tenía la mejor visión para Gibraltar y el Estrecho en la zona meridional. Eso se convirtió en el punto de encuentro de espías de uno y otro bando. Tenía mejores vistas para controlar el tránsito de buques. Pero ese hotel guarda un secreto. De la sala de máquinas de la piscina parten unos túneles secretos que acaban en una especie de cuarto donde hay dos pozos con dos túneles más que acaban muriendo mar adentro tras 150 metros.

Los utilizaban fascistas italianos, submarinistas que se metían en esos túneles muy estrechos y se ponían los trajes de buzo y las bombas lapa. Ponían las bombas lapas y volvían. Y se cambiaban nuevamente de ropa tras volver, pasando totalmente desapercibidos. Lo curioso de todo es que el director del hotel era espía del bando contrario, del bando británico. Entonces, a pesar de haber visitado esos túneles personalmente, se pueden reflejar mucho mejor si están en el documental.

También vimos el despacho de Eisenhower (presidente de los EEUU) tal y como lo dejó durante la conquista de África. El teléfono es el que tenía, y el mapa es el que utilizaba el presidente, con las banderitas del águila de España. Por eso, por mucho que cuente yo esto, no es lo mismo que verlo.

 

  • ¿Cuánto influyó Rota en este período?

Rota tuvo un papel tangencial. Hubo un campo de concentración franquista en lo que hoy ocupa el Hotel Playa de la Luz, en lo que se conoce como la zona de La Almadraba. Fue un campo especial, a pesar de haber tantos como había en España, por ser el último que se mantuvo en la zona de Andalucía Occidental, y ahí se acabaron destinando a los presos que fueron distribuidos a otras partes de España.

Muchos de esos presos fueron llevados al campo de Gibraltar para construir la que se llamaba la Muralla del Estrecho, una red de fortificaciones que abarca desde Guadiaro hasta Conil. Luego también se hicieron algunas en Rota y en Chipiona. Se hicieron hasta 570 entre búnkeres, fortificaciones y nidos de ametralladoras de los cuales se conservan 389 hoy en día.

Franco decía que era una muralla defensiva ante un hipotético ataque de los británicos. Pero tenía unas intenciones ocultas, que eran las de atacar a Gibraltar. Y no parecía tan fácil: necesitaban una de serie de fuegos de artillería y plataformas de lanzamiento.

Además, como ocurría en otros campos repartidos por España, en Rota les hacían conmutar la pena a los presos a cambio de ayuda para los nazis en operaciones de sabotaje.

 

  • ¿Cuáles son las fuentes revelables que ha utilizado en este trabajo de investigación periodística?

Se va desclasificando continuamente toda clase de documentos. Una de mis fuentes principales es, aparte de testimonios, lecturas e historiadores locales, la CIA. Sucede que no es una documentación en la que no es fácil encontrar lo que buscas, pero al final acabas atinando. También la página de los servicios secretos británicos. Hace un par de años se desclasificó una información sobre la Reina de corazones, porque muchos dudaban de su autenticidad.

  • ¿Por qué debe leer un roteño ‘Esvásticas en el sur’?

La historia está para conocerla por varios motivos. Uno de ellos es que nos debe servir de referencia en los tiempos que corren. Siempre uso una frase: “Sucedió no tan lejos no hace tanto tiempo”. Sucedió aquí al lado, y sin duda intento mandar dos mensajes: primero, el papel que tuvo la zona de Cádiz y el Estrecho, que creo que fueron las zonas más importantes en España de la II Guerra Mundial.

Y el segundo es que hay que aprovechar el testimonio de esta mujer, que creo que es la última testigo que queda de aquello, que lo vivió desde dentro. Por su casa pasaron Ian Fleming, el Príncipe negro, Lionel Crabb y muchos más…

Aquí se libró una batalla. No de dos frentes, pero con saboteadores y espías, y si aquí hubiesen cambiado las cosas hubiera sido todo muy diferente.

  • ¿Cuál es su mayor satisfacción profesional a la hora de haber realizado este trabajo?

Contar la historia. Soy periodista y me llena el trabajo de investigación. La trama de mi primer libro, ‘La sombra del Führer’, está sustentada un momento concreto del nazismo, pero tiene elementos de ficción. Pero en este caso, el libro es 100% verídico. 49 capítulos independientes en formato de pequeño reportaje.

El autor roteño presentará ‘Esvásticas en el sur’ el próximo sábado 21 de julio, a las 21:00 horas, en el Castillo de Luna. El autor estará acompañado por el escritor local Prudente Arjona y el cantautor David Gallardo, quien pondrá el toque musical. La entrada será libre hasta completar el aforo.

También se presentará documental del mismo nombre, Esvásticas en el sur, de 75 minutos de duración, del que se proyectará un resumen y del que se ha editado un DVD que Jamison ha realizado en este caso junto al fotoperiodista y fotógrafo documental Javier Fergo.

Wayne Jamison, nacido en Rota en 1970 y afincado en Jerez de la Frontera, es periodista. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense, doctorando en Ética y Deontología Profesional, máster en Periodismo Profesional por la Universidad Complutense y máster en Comunicación Política y Empresarial por la Universidad de Málaga. Empezó a ejercer con 19 años de edad en el diario ABC, en Madrid. Después ha pasado por las redacciones de Diari de Tarragona, La Gaceta de Salamanca y La Voz (Vocento), en este último caso como máximo responsable en su delegación de Jerez. Socio fundador del diario digital Reporteros Jerez, ha colaborado en diferentes radios, televisiones y revistas. Es autor de La sombra del Führer (2017), finalista en los Premios Círculo Rojo 2018 en su categoría de novela histórica, y del libro de investigación ‘Esvásticas en el sur’ además de director y guionista del documental que comparte título con esta última obra.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *