José Luis Alcedo : “He convertido todas mis pasiones en una forma de vida”

José Luis Alcedo comenzó sus pasos como actor con La Madriguera Teatro, esa cantera infinita de talento que representó una revolución en las artes escénicas villanas y que inyectó el veneno de la interpretación a un buen número de jóvenes roteños que hoy cosechan éxitos por los escenarios. Tras sus inicios llegaron los estudios de arte dramático en Málaga y de ahí su trabajo impecable en el Teatro de la Zarzuela, grandes montajes clásicos y series de éxito como ‘El secreto de Puente Viejo’ y ‘Acacias 38’.

 

La vida de José Luis en Madrid, o de gira, es un continuo de idas y venidas en el pellejo de uno u otro personaje. Pero es en Rota donde se desnuda del actor y se nos regala como es, como siempre lo hemos conocido, divertido, risueño, descarado y lleno de energía,  amante de los rincones de su pueblo y generoso cuando se transforma en ‘Zelufank’  poniéndonos banda sonora.

Con un currículum y una trayectoria envidiables, hace solo unos días se alzó con la victoria en el XIX Certamen Internacional de declamación ‘Diego Granados Jiménez’ en Albox, Almería, recitando versos de Benedetti y el romance del ‘Piyayo’, que dedicó a su padre.

Para nosotros es un actor enorme con un maravilloso recorrido y todo por recorrer, pero también es Wuy, el niño de José María y Josefi, esa gran mujer con la casapuerta más lustrosa de Castelar, refugio donde recargar baterías.

Nos puede, nos contagia  y nos encanta este rapsoda villano.

 

¿El Wuy de hace, pongamos… 15 años, se hubiera imaginado al José Luis Alcedo actual?

Ni el José Luis Alcedo de hace 15 años se hubiera imaginado al Wuy actual. Aunque ambos siguen siendo en esencia  el mismo, siempre  se trabaja por mejorar cada día para hacernos mejores personas y mejores profesionales. He trabajado mucho desde entonces mente, cuerpo y espíritu, mis instrumentos, y he compartido trabajos con inmensos profesionales y maestros con los cuales nunca soñé ni imaginé trabajar. Hace 15 años, ya estaba formándome en la ESAD de Málaga, donde me licencié, y ya empecé a trabajar en Madrid en teatro, ópera y zarzuela. Creo que todo esto te va cambiando, pero nunca te imaginas como puede ser tu vida en 15 años, hay que construirla paso a paso sin mirar mucho más allá del siguiente.

– ¿Sientes que has convertido tu pasión en tu profesión?

Sin duda. He convertido todas mis pasiones en una forma de vida.

– ¿Cómo fue dejar atrás tu casa para comenzar tu carrera?

El primer año en Málaga y Madrid fue duro. Los primeros años fueron los de mayor cambio para mí. Se terminaba una etapa y empezaba otra y eso siempre es duro, los cambios siempre son duros al principio, la incertidumbre y lo desconocido asusta, pero luego fue maravilloso. Perderse para encontrarse y volverse a perder. Salir del estado de confort para sentir la vulnerabilidad y seguir creciendo y aprendiendo por ti mismo.

 

Se dice que en estos oficios son imprescindibles los “contactos”, ¿Es así? ¿Cómo se enfrenta un joven de Rota a la vorágine de pruebas y castings? ¿Hubo suerte a la primera?

En todos los oficios son imprescindibles los “contactos”, facilitan mucho las cosas. Pero también se sobrevive sin ellos. No tengo muchos “contactos”, pero si tengo buenos amigos, compañeros y compañeras de camino que hoy son hermanos y hermanas. En cuanto al trabajo, me he ganado cada uno de ellos con mucho esfuerzo y pocos contactos.

¿Vorágine de pruebas y castings?, ¿Dónde?, ¡ojalá!  La vorágine no es exactamente de pruebas y castings. No hay tantas oportunidades como la gente piensa. Los castings suelen ser muy reducidos y no suelen publicarse, al menos los más interesantes. Los directores de casting recurren principalmente a las agencias de representación, y éstas  seleccionan a los actores o actrices que se adecuen al  perfil solicitado. Nunca he tenido representante  y esto me complica y me limita mucho la asistencia a pruebas y castings. Menos mal que sí, que hubo suerte a la primera, al menos tuve suerte de que aquel fuera mi primer casting. Era mi primer año de carrera, y un cartel en el hall de la escuela anunciaba que buscaban algunos actores y actrices para una Zarzuela en el Teatro Cervantes de Málaga. Allí que fuimos toda la facultad al completo. Allí conocí al director Gustavo Tambascio. Hice aquella, mi primera Zarzuela, “El Huésped del Sevillano”, me incorporé al reparto en gira, y me hizo una prueba en el mismo Cervantes para otro espectáculo, y en plena improvisación me dijo que quería ser mi maestro y que quería incorporarme a su compañía en Madrid.  Tuve que abandonar los estudios que retomé al año siguiente entre trabajos. Desde entonces no he dejado de trabajar con él  y con otros directores y directoras que fui conociendo entre funciones, pero castings, pocos. Algunos no salen, otros sí.

Eres uno de esos muchos artistas nacidos al calor de “La Madriguera Teatro”, además de esta compañía roteña, ¿Cuáles han sido tus fuentes y referentes a la hora de avanzar profesionalmente?

He tenido la suerte de tener a grandes maestros, y formarme y trabajar con grandes directores y actores, de los que he aprendido y de los que sigo aprendiendo cada día. La Madriguera me alumbró el camino y a partir de ahí no he dejado de avanzar. La vida es un continuo aprendizaje,  nuestra mejor fuente de inspiración y nuestro mejor recurso a la hora de aprender.

Se habla mucho de la brecha de género en tu profesión. Menos salario y menos oportunidades a mayor edad de las actrices. ¿Qué opinión tienes al respecto? ¿Ocurre también con los actores?

Con los actores quizá ocurra menos.  En la gran mayoría de las obras hay mayor número de personajes masculinos que femeninos. Si le sumas que hay ciertas edades en que en los personajes son escasos, el porcentaje para encontrar una oportunidad se reduce al mínimo.

Es intolerable que existan desigualdades salariales por razón de sexo. No podemos permitir el trato discriminatorio por ningún motivo y no se puede seguir mirando hacia otro lado. Creo que aunque queda mucho por hacer y mucho por conseguir, somos muchos y muchas los que estamos juntos  en el camino y la lucha por la igualdad.

nunca te imaginas como puede ser tu vida en 15 años, hay que construirla paso a paso sin mirar mucho más allá del siguiente.

 

– Nuestra Villa es cuna de grandes artistas. Uno de nuestros mayores y mejores exponentes, Felipe Benítez Reyes, escribe desde Rota y hacia el mundo. ¿Crees que se puede vivir siendo artista, roteño y sin emigrar?

Felipe parte desde Rota, pero viaja a través de los confines del universo para escribir hacia el mundo y la estratosfera. Felipe es caso aparte. Él podría escribir desde Urano si quisiera. Seguramente no escribiría lo mismo, pero escribiría igual. Por supuesto que se puede vivir siendo artista, roteño y sin emigrar. Supongo que algunos trabajos te lo permiten más que otros. Pero siempre es un continuo  “Parriba pabajo”. En mi caso, tengo que pasar gran parte del año en Madrid y viajando mucho, pero también paso bastante tiempo en Rota, donde sigo manteniendo y desarrollando proyectos y trabajos desde hace muchos años.

– ¿Qué piensas del panorama cultural roteño? ¿Crees que hay suficiente apoyo o cómo podría mejorarse?

El panorama cultural está complicado en general. En Rota hay mucha gente haciendo muchas cosas muy interesantes, pero la acogida nunca es la esperada y el apoyo en muchos aspectos nunca es el suficiente. Creo que siempre puede mejorarse, y que las instituciones deber dar mayor apoyo a los artistas y profesionales para que desarrollen su trabajo, o al menos más facilidades. Creo que las instituciones no valoran ni apoyan la cultura como se merece. El arte y la cultura es alimento de primera necesidad para el pueblo y nunca ha de ser entretenimiento para unos pocos.

¿Hay algo que echas de menos especialmente cuando estás fuera de Rota?

La pizza. La llevo por bandera. Con mahonesa. Siempre. Aunque no son pocas las cosas que echo de menos cuando estoy fuera de Rota: la cerveza con mi padre en el Zamarrita, el ratito con la familia en el campo, los paseos por la playa, los ratos con los amigos…

 – ¿Alguna vez piensas en volver?

Pienso que nunca me fui del todo.

– ¿Puedes contarnos tu mejor recuerdo roteño?

Recuerdo mi infancia como algo maravilloso, me crié entre el patio de mi abuela en la calle Castelar y el patio del colegio. Recuerdo las infinitas, mágicas e interminables noches en el Castillo de Luna, donde empecé a hacer teatro y son tantas las anécdotas que podría contar que no sabría por dónde empezar.  Prefiero no hacerlo… Todavía.

– ¿Te sientes especialmente orgulloso de alguno de tus trabajos? ¿En qué andas ahora? Cuenta, cuenta…

A todos los trabajos y a todos los personajes que te toca interpretar se le coge cariño y de todos ellos acabas en cierto modo un poco orgulloso. Quizá me quede con Dionysos, en las Bacantes, y la Criatura de Frankenstein, por la inmensidad de ambos personajes y por lo que significaron para mí. Con el primero terminaba una etapa en Málaga, con el segundo empezaba otra en Madrid.

En cuanto a los proyectos más recientes, ya estoy trabajando en el verano. Hago la programación musical de las Dunas desde hace años, y estoy cerrando las actuaciones como dj en distintos festivales, conciertos y eventos. Estoy trabajando también en varios proyectos personales de teatro, los cuales espero que pronto vean la luz y poder contaros más detalles. Y algunos proyectos que andan en el aire y de los cuales no se puede hablar mucho. Intento mantenerme metido en líos. Y que no falten. Aun así, nunca son suficientes. Bienvenidos sean todos.

En Rota hay mucha gente haciendo muchas cosas muy interesantes, pero la acogida nunca es la esperada y el apoyo en muchos aspectos nunca es el suficiente.

 

 

PALABRA DE VILLANA

¿Cuál es tu libro favorito? 

El principito.

¿Y el que has leído últimamente?

El azar y viceversa, de Felipe Benítez Reyes.  Y cientos de poesía. Leo muchísima poesía. Tengo libros de poesía por todos lados y voy leyendo varios a la vez.

¿Café o té?

Café.

¿Una manía confesable?

El orden y la limpieza.

La película de tu vida es…

Hook.

 

¿Y el personaje que te hubiera gustado interpretar?

Joker o Golum, por ejemplo. Me apasiona ese tipo de personajes.

¿Qué condiciones o aptitudes crees que hoy día están sobrevaloradas y por qué?

La experiencia. No siempre es un grado. El que abra la boca y más brille se queda, es así.

¿A quién le darías un Oscar o Goya de lo que sea y por qué?

A mi madre un Oscar y a mi padre un Goya. Por la crianza y la confianza.

¿Qué hay después de la vida?

Somos energía y en energía nos transformaremos. Después de la vida, otra forma de vida nos espera.

¿Qué harías por dinero?

Uno no siempre hace lo que quiere, pero tiene el derecho de no hacer lo que no quiere. Eso, nunca lo haría ni por todo el dinero del mundo.

¿Qué harías por amor?

Todo. Por amor y con amor, que no es poco, aunque por ello te llamen loco.

¿Qué no harías nunca?

Traicionar, traicionarme.

¿Un rincón del mundo?

Cualquier rincón del mundo puede ser maravilloso.

¿Un rincón de Rota?

Rota es un rincón lleno de rinconcitos. El muelle, el balneario, Punta Candor, la Mina, la Costilla, el casco antiguo… Cualquier callejón es bueno para perderse.

En tres palabras, defínete.

Corazón,  palmera, camaleón.

¿Un sueño por cumplir?

Debutar en Cine.

Pide un deseo

Ya.

 

 

2 comentarios sobre “José Luis Alcedo : “He convertido todas mis pasiones en una forma de vida”

  • el 16 mayo, 2018 a las 11:45 am
    Permalink

    Grande Wuy… llegarás lejos.. Enhorabuena y mucha mierda.

    Respuesta
  • el 16 mayo, 2018 a las 7:57 pm
    Permalink

    Sigue tu camino en la interpretación!!! Sueña y haces soñar eso es la interpretación!! Y tu lo tienes natural. Enhorabuena y por dedicarte a lo que amas.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *