Eloy y su maleta de experiencias

Este villano docente afincado en Erfurt (Alemania) nos devela las influencias culturales que atesora en su mochila  

La vida nos regala a menudo mochilas o maletas. Ligeras o pesadas. Ficticias o reales. La que Eloy tomó cuando viajaba por primera vez a Alemania mientras estudiaba Traducción e Interpretación en Córdoba poco tenía de metafórica. Era prosaicamente real. Con todas sus cremalleras y compartimentos, atestada de ropa y libros, de esas que, probablemente, nunca respeten las medidas del ínfimo equipaje de mano que permite Ryanair.

A día de hoy no se ha desprendido de ella. Porque Eloy Ferreira es uno de esos intrépidos roteños que villanean más allá de nuestras fronteras. Un joven de 27 años que descubrió su vocación docente en sus idas y venidas a Alemania donde actualmente trabaja como profesor de Español como Lengua Extranjera en la Universidad de Erfurt. “Estoy encantado de impartir clases en las mismas aulas en las que hace años me sentaba como estudiante”, nos confiesa Eloy en la animada conexión telefónica germano-roteña mantenida para elaborar este artículo.

La mochila de Eloy está llena de remiendos. Lo sabe y se siente orgulloso de ello. Estos parches son sus heridas de guerra. Las que le han convertido en el docente que es en la actualidad. “Agrando constantemente mi maleta para albergar más experiencias que me aporten tanto a nivel personal como profesional”.

Vivencias a las que, además de esta recién estrenada etapa como profesor universitario, suma su periplo como voluntario en el Instituto de Juventud de Ramstein (Alemania) al que accedió gracias al convenio de colaboración que la localidad tiene con el Ayuntamiento de Rota. Allí trabajó organizando talleres para jóvenes e impartiendo clases de alemán a refugiados provenientes de Siria, Afganistán o Kosovo. “En estos casos ayudar a integrarse a una persona que quiere empezar de nuevo en un país es mucho más importante que explicarle gramática”.

Llega el momento de saber qué referentes culturales han acompañado a Eloy en sus aventuras germánicas. Rebuscamos en su tan traída y llevada mochila y esto es lo que encontramos:

-¿Un libro?

“Hace años que me impactó la novela ‘13,99 euros’ de Frédéric Beigbeder. Creo que me hizo una persona más crítica”

-¿Una canción?

“¡Qué difícil! Es que me muevo por diferentes estilos musicales. Admiro como músico a Paco De Lucía, que me ha acompañado en muchas tardes de estudio. Aunque no puedo dejar atrás a Benny Goodman, Ray Charles o Buena Vista Social Club. Eso sí, el tipo de música que más me marcó, a eso de los 13 años, por su potencial de crítica ante las injusticias es el rap. Y de artistas españoles me marcaron Nach, Sfdk, El Chojín, Violadores del Verso, Falsa Alarma, Hablando en Plata… ”.

-¿Y el cine? ¿Una película?

“Te diré dos vinculadas con la docencia y muy conocidas: ‘Diarios de la calle’ de Richard LaGravenese y ‘El Club de los Poetas Muertos’ de Peter Weir”

 

Eloy añora Rota. No lo oculta. Pero sabe que aún no es el momento de regresar. “Echo de menos mi tierra pero quiero ver las posibilidades que Erfurt me ofrece en la Universidad y también en el ámbito de investigación”.

Y es que en su mochila de experiencias aún cabe una más que le hace especial ilusión: concluir el trabajo final del máster que está cursando y que ha dedicado a nuestra villana localidad. Rota y la influencia que sobre ella ha ejercido a nivel linguístico la Base Naval Estadounidense centran hoy la investigación de Eloy. Un interesantísimo proyecto para el que ya cuenta con la colaboración del Consistorio roteño y la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla y que, a buen seguro, dará mucho que hablar.

 

Pero eso es otra historia. Y merece ser contada en otra ocasión. Nuestras secciones ‘Entrañas’ o ‘Palabra de Villana’ ya la esperan como agua de Mayo.

 

2 comentarios sobre “Eloy y su maleta de experiencias

    • el 14 mayo, 2018 a las 1:37 pm
      Permalink

      Muchísimas gracias.
      Espero que el camino me siga trayendo experiencias interesantes y enriquecedoras para mi mochila.
      Un saludo

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *