Alba Lucio: tatuadora con súper poderes

Por el día trabaja en el estudio de tatuajes que regenta su hermano, pero cuando menos te lo esperas se convierte en ‘la mujer maravilla’. Así es Alba Lucio, una tatuadora con súper poderes. 

 

No podía ser de otra forma, de casta le viene. Decir Lucio huele a tinta y entre tintas y diseños se mueve esta mujer joven, digna sucesora y heredera de Tatoo Lucio, toda una institución villana que recientemente ha echado el cerrojo para nostalgia de muchos.

La esencia del legendario estudio sigue viva con Gerardo Lucio hijo y con Alba, que continúan la tradición familiar en la capital hispalense, en su estudio de la calle Torneo 23.

Pero Alba es mucho más. Es una mujer llena de inquietudes y arte, mucho arte, y que cuando menos te lo esperas se convierte nada más y nada menos que en Wonder Woman, su ‘cosplay’ favorito -por el momento- y al que le ha dedicado muchas horas de trabajo.

El término ‘cosplay’ se acuña en el Japón de los 70 y consiste básicamente en disfrazarse de personajes de ficción. Los cosplayer -como se conoce a quienes promueven este oficio- parecen responder más a una devoción que a una afición. Emplearse a fondo en el traje y apariencia de tu personaje favorito requiere tiempo, dinero y esfuerzo, pero el resultado merece la pena.

De esta guisa nadie se atreve con Alba y no hay salón manga que se le resista.

Ella es maravillosa. Wonder, wonder.

 

 

– Tatoo Lucio Rota ha puesto el listón muy alto, es toda una institución. ¿Pesa mucho el apellido Lucio?

Para mí es una gran responsabilidad, mi padre ha sido uno de los pioneros con el tatuaje en España y es muy conocido. En cierto modo me siento obligada a hacer justicia al apellido y cumplir con lo que se espera de mí como tatuadora.

– ¿Qué ingredientes debe tener un buen tatuaje?

Lo más importante diría que son un buen diseño y una buena técnica de ejecución.

– ¿Qué aconsejarías a alguien que piensa tatuarse pero aún no ha dado el paso?

Que lo piense muy bien y busque hacerse algo que le guste de verdad, ya sea por su significado o estéticamente. Y sobre todo que no se deje influenciar por las modas, que luego es donde vienen más arrepentimientos.

– ¿Eres más tatuadora o más ‘cosplayer’?

Pues mitad de cada. He tenido la suerte de vivir en el mundo del tatuaje desde pequeña en casa, y muy pronto supe que era a lo que quería dedicarme. Sin embargo por mucho que me guste sigue siendo trabajo, y a veces todos nos vemos obligados a tener que hacer cosas que no nos gustan. Ahí entra en juego el cosplay, es una afición que me da total libertad de crear desde cero algo tal y como yo quiero.

-¿Cómo nace una cosplayer, Alba? ¿De dónde te viene la afición?

Influyen muchas cosas. A mí desde muy chiquitina me ha encantado disfrazarme, en Rota tenemos la suerte de tener un carnaval maravilloso en el que participa todo el pueblo y desde que tengo recuerdo todos los años he ido disfrazada con mi familia. En el cole en el que estaba también hacíamos todos los años una función de fin de curso y para mí era la excusa perfecta de ponerme un traje chulo y pasármelo pipa.

Por otro lado, recuerdo que me bebía todas las series que emitían en la tele, con 4 años ya quería ser como Xena o Sailor Moon, ¿a quién no le encantaría meterse en la piel de sus personajes favoritos por un día?

Ya más mayorcita, con unos 15 o 16 años fui a mi primer salón manga y cuando vi ese ambiente con todos los ‘cosplayers’ supe que aquello era para mí. Al siguiente evento que fui ya llevé mi primer ‘cosplay’, y desde entonces hasta ahora.

– Te conocemos en proyectos de teatro e incluso cine con la Asociación Guanmortain ¿Cuánto tiene de actriz una ‘cosplayer’?

En mi opinión bastante. El ‘cosplay’ no se trata solo de ponerte un disfraz, también entra en juego imitar la actitud del personaje, sus expresiones, poses…, incluso en los concursos suelen pedir que hagas una performance. Nunca me he considerado buena actriz, pero actuando sí que he ganado mucha confianza y saber desenvolverme en un escenario.

-No solo te caracterizas como tus personajes de referencia, sino que también diseñas, elaboras tus ‘cosplays’ y sus complementos ¿Crees que está afición podría derivar en una profesión?

Viendo el panorama actual que hay en España lo veo bastante complicado. Es una afición que requiere muchísimo tiempo, esfuerzo y dinero, y desgraciadamente no te da un sueldo para vivir. Sí es cierto que hay algunos ‘cosplayers’ internacionales muy famosos que trabajan con comisiones, viajan por todo el mundo como invitados a eventos y casi pueden dedicarse exclusivamente a esto, pero conseguirlo cuesta mucho sacrificio, trabajo y tener también mucha suerte de que te den difusión y hacerte conocido.

 ¿a quién no le encantaría meterse en la piel de sus personajes favoritos por un día?

¿Por qué Wonder Woman?

Porque es el prototipo de mujer que me gustaría ser. Diana es fuerte, independente y preciosa, y aún así me parece una de las heroínas más humildes y humanas, fiel a sus valores y su lucha. Cuando me visto de ella me siento poderosa, es un personaje que me da mucha confianza como si vestida así fuese capaz de comerme el mundo.

-¿Qué piensas del panorama cultural roteño?

Teniendo en cuenta lo pequeño que es Rota, diría que es bastante rico en cultura. El pueblo cuenta con unos carnavales, semana santa y  feria que me apasionan. Tenemos gente con mucho arte en todos los ámbitos, y constantemente se organizan eventos culturales. En mi opinión, la pega que le pondría a todo esto es que hay muy poca difusión fuera.

-¿Hay algo que echas de menos especialmente cuando estás fuera de Rota?

A la gente. En tantos años allí he tenido la suerte de conocer a gente maravillosa que me ha enseñado muchísimo, y me encanta volver y reencontrarme con todos ellos.

– ¿Puedes contarnos tu mejor recuerdo roteño?

Tengo recuerdos muy bonitos de cuando vivía allí. Uno de ellos fue cuando hacía teatro, un verano un pequeño grupo de compañeros junto con el padre de uno de nosotros decidimos hacer por nuestra cuenta una obra que finalmente destinamos a fines benéficos, concretamente para la asociación de discapacitados de Rota. Fue precioso hacer juntos algo que nos gustaba tanto y además ayudando a otras personas, y cuando fuimos de visita a la asociación fue muy emocionante ver a todos esos chicos felices de que estuviésemos allí.

-¿Qué andas tramando últimamente?

Ahora mismo estoy en Sevilla trabajando con mi hermano en el estudio de tatuajes que tenemos aquí, intentando poquito a poco ser mejor artista. Y por supuesto en mis ratillos libres sigo maquinando nuevos proyectos de ‘cosplay’.

– Cuéntanos los gajes del oficio…

En un estudio de tatuajes se ve de todo: Gente que por los nervios pierde el conocimiento, se orina encima o vomita; arrepentidos que quieren taparse como sea un tatuaje antiguo porque pone el nombre de x persona o porque ya no les gusta; los que empiezan a quejarse al más mínimo pinchacito…

A mí los que más me tocan la patata son los que se emocionan al verlo terminado porque para ellos tienen una gran carga sentimental, normalmente en recuerdo de personas que ya no están. En esos momentos me doy cuenta de lo importante que es para mí mi trabajo, y de cuanto me llena, muchas veces no se trata de hacer el dibujo más bonito del mundo si no de contar historias en la piel.

El ‘cosplay’ no se trata solo de ponerte un disfraz, también entra en juego imitar la actitud del personaje

 

PALABRA DE VILLANA

-¿Cuál es tu libro favorito?
No soy muy dada a la lectura, casi todos mis libros son de arte, ilustraciones, comic y manga. El libro que nunca falta en mi mesita de noche son los Cuentos Macabros de Edgar Allan Poe ilustrados por Benjamin Lacombe.

-¿Y el que has leído últimamente?
Lo último que he leído ha sido uno de los tomos del manga de Sailor Moon.

-Café o té:

Té negro con leche, o colacao. Sinceramente me imagino de mayor quedando para tomar café y pidiéndome un colacao.

-Una manía confesable:

Estoy obsesionada con el orden, las cosas deben ir por colores, alfabéticamente, por números… Me incomoda mucho ver algo que considere que no está correctamente colocado.

-La película de tu vida es…
Jamás me cansaré de ver Pesadilla Antes de Navidad de Tim Burton, me parece una obra de arte visualmente.

– Y el  personaje que te hubiera gustado interpretar es…
Hay muchísimos personajes que me encantan, y por suerte antes o después acabaré vistiéndome de ellos.

-¿Qué condiciones o aptitudes crees que hoy día están sobrevaloradas y por qué?
Me asquea la importancia que se le da últimamente a la influencia que tiene una persona en redes sociales. Puedes ser un inepto que solo por tener muchos seguidores te van a admirar cuando luego hay cientos de personas creando cosas maravillosas a las que no se les da el valor ni la difusión que se merecen.

-¿A quién le darías un Goya u Óscar, de lo que fuera y por qué?
A mi hermana porque tiene un arte que no se puede aguantar.

-¿Qué hay después de la vida?
Me gusta pensar que somos energía, y como esta no se crea ni se destruye, si no que se transforma, pasamos a formar parte de otro lugar.

-¿Qué harías por dinero?
Trabajar mucho.

-¿Qué harías por amor?
Soy una antirromántica, para mí el amor nunca justifica nada.

-¿Qué no harías nunca?

Hacer daño a los que quiero.

-Un rincón del mundo:

La orilla del lago de Plaza España en Sevilla por la noche, viendo las torres reflejadas en el agua.

-Un rincón de Rota:

El escenario de la biblioteca municipal, allí he pasado horas y horas y he conocido a muchas de las personas que más quiero.

-En tres palabras, defínete:

Creativa, leal y vaga (no iba a ser todo positivo).

-Un sueño por cumplir:

Viajar por todo el mundo y ver en persona todas las obras de arte que me han hecho suspirar.

-Pide un deseo:

Felicidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *